Hablemos de Historia

Hablemos de Historia

En nuestra comunidad religiosa tenemos como conducta el nombrar a nuestros difuntos o antepasados cuando se realiza la moyugba, esto lo vemos en todos los ámbitos, ejemplo de ello es en los santeros, los babalawos, los paleros, etc. Esto en lo que respecta a la santería, ifa y palo mayombe.

Esta condición se refleja en lo que nos llegó con estas tradiciones, alrededor de 40 años atrás. Cuando vino la oleada de santeros de Cuba y Puerto Rico a nuestras tierras venezolanas. Hasta ese momento el culto espiritual en Venezuela era exclusivamente de Maria Lionza y las tres potencias en las montañas de Sorte en Yaracuy.

En Venezuela la corriente espiritual es muy distinta a lo que se conoce como espiritismo, que viene de la rama de Allan Kardec de Francia que es el precursor de las escuelas Espiritas, aquí llamadas Escuelas Magnéticas Espiritas Universales; pero las Tres Potencias y sus cortes se llaman Espirituismo porque incorpora el trance no sólo mediunico sino el trance corpóreo o transportación espiritual.

Al llegar los santeros comenzó el éxodo de espiritistas a la santería, y es ese el momento al que en este artículo nos vamos a referir; muchos de esos grandes espiritistas de esa época comenzaron a buscar en aquellos primeros extranjeros aquella nueva forma que hasta ese momento era desconocida por acá, comenzó aquel encantamiento que tiene esta religión que todavía hoy vemos en nuestras casas de santo cuando cantidades de personas llegan y se enamoran de los orishas y nos lleva a ser la gran potencia y el quinto lugar a nivel mundial que hoy tenemos como religión; ese encantamiento que hace que toda obra o sacrificio que se haga tiene efecto casi de inmediato

En ese tiempo eran sólo unos pocos Santeros en Caracas como la casa de la Niña Montes de Oca, la de Noraida Hernández, etc. Los espiritistas empezaron a visitarlas y junto a ellos el boom de la salsa que dieron como resultados la llegada de aquellos cantantes que también pisaron estas tierras y acompañaron aquel principio.

Tal ves muchos no sepan que a la casa de ellos llegó Héctor Lavoe, el Bebo Moré, Cheo Feliciano, Ismael Rivera, etc., al igual que actores de televisión como Kiko Mendive, la cantante Estelita del Llano, etc.

Eran buenos tiempos y de allí empezó a crecer la Osha; los espirituistas de Maria lionza empezaron a hacer santo, entre ellos Alfredo Brito el aggayu (quién me hizo Kariosha), Juanita Oyá, Noraida Oyá, Alberto La Cruz quien falleció recientemente, Javier Omi Laza, etc. y muchos que no llegan a mi memoria en este momento.

Quienes pasaron a formar aquel pequeño grupo ahora de venezolanos consagrados que llevaron a la santería a otro nivel, es ese el que yo llamo la Santería Venezolana, con matices distintos a la cubana y Puertorriqueña que nos había llegado antes.

¿Por qué es especial esta santería? es porque le anexamos valores espiritualistas distintos a los que traían los continuadores de esta religión. Se comenzó a incluir en ese momento la misa espiritual como la conocemos hoy en día, con transportación incluida. De esta forma tomó matices especiales con la incorporación del altar marialioncero y las limpiezas que son bases de ella. Es allí cuando se incorpora a la bóveda espiritual, también las imágenes de las cortes de la reina.

Hoy veo el crecimiento de no sólo la santería sino también del palo mayombe; en aquellos tiempos para conseguir un palero tenías que ir a cuba, o llegarte a casa de Macho Pow( Ibae) que para ese tiempo era uno de los únicos que hacia eso por estos lares de Venezuela.

Estaban los santeros Roger Ibú Larí, Gilberto Carrasco ObanYoko (Ibaé), y muchos más…

Y si hablamos de Ifa era igual, sólo se conseguían, a el viejo Lázaro Armenteros Irete Kutan(Ibaé) que era casi imposible apcesarlo, el Olúo Buenaventura Páez, el Olúo Isidro Valdez Otrupon Melli(Ibaé), Luís Ramos Irete Anza y su Templo Yoruba y unos que otro que ya no recuerdo.

Esa santería venezolana, tenía unos matices especiales, cuando el santero además de consultar con los caracoles, podía también, si fué espirituista usar el tabaco o las cartas para la adivinación además de usar una gran cantidad de obras que sirven como herramientas, netamente espirituales montañeras, que los santeros y Babalawos extranjeros no conocían, por ser netamente autóctonas del espirituismo.

Esto le dio un matiz distinto a estos nuevos religiosos que se formaron como un híbrido de Osha, santería cubana y puertorriqueña y espirituismo marialioncero. En la actualidad ese hibrido es mayor con la incorporación del Palo Mayombe.

Estos híbridos que son santeros y babalawos con un campo mayor de visión que otras personas del culto, están capacitados desde mi punto de vista mejor que en otras religiones, sin menospreciar a nadie, pero falta algo para no ser perfectos y eso lo vemos en sus oraciones.

Hay religiosos que al escuchar sus rezos nombran una gran cantidad de personas que ni siquiera conocimos, es sólo con la referencia de que son los mayores precursores de la religión, en su moyugba nombran santeros y babalawos difuntos, y deberían además honrar a nuestros antepasados como lo son los del culto Espiritual, que son de verdad nuestros; que lucharon por sus valores, aquí con tanto orgullo y no lo estamos haciendo hoy. Ese es uno de los valores del tradicional Africano donde nombran a sus linajes o antepasados, por ramas familiares a la que pertenecen. Por que no hacerlos igualmente, si una de las cosas que tiene los cubanos, como ejemplo, es su acervo tradicional al que valoran y nos han inculcado, pues de allí vienen nuestras raíces también.

En cambio ocurre un fenómeno distinto que es la desincorporacion de esos egun o antepasados utilizados en los ritos anteriormente nombrados. He notado como muchos de nosotros que comenzamos en esas cortes y ahora somos santeros y otros awoses o babalawos que cuando moyugban no nombran sus egun o antepasados, considero muy personalmente que tanto los santeros como los babalawos que comenzaron en el camino espiritual, o sea , que fueron espiritistas primero, como lo es mi caso y el de muchos en la religión, que somos de ese grupo de híbridos; debemos nombrar en el cuadro espiritual cuando se realiza la ceremonia litúrgica con la moyugba e incluir en nuestros rezos a esos difuntos que son nuestros de estas tierras, con honor, con respeto y con verdadera amor y así darle el lugar a todas esas ciencias, astrales, celestiales y espirituales y a todos nuestros difuntos. En igual proporción que todos los ancestros de nuestras ramas santorales y de Ifa que nos otorgan el linaje al que pertenecemos.

Ibaé a todos esos Egun Venezolanos,

Ibaé a la Reina Marialionza,

Ibaé al gran Cacique Guaicaipuro,

Ibaé al Negro Felipe,

Ibaé al Dr. José Gregorio Hernández Cisneros,

Ibaé a todas esas Ciencias y mucho Ashé para todos ellos.

IBORU IBOYA IBOSISE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *